¿Por qué contratar un seguro de hogar?


Las personas nunca estamos al cabo de predecir lo que pueda sucedernos, tanto a nosotros, como a nuestras pertenencias, nuestros seres queridos y los bienes materiales que hemos ido adquiriendo con mucho esfuerzo en el paso de los años.

Todos los días es una bendición seguir sanos, pero aun así hay que tomar precauciones para que los problemas no nos tomen desprevenidos. Por esto es importante contratar un seguro, pero en este caso vamos a inclinarnos por los seguros de hogar, seguro tan indispensable como cualquier otro.

¿Qué es un seguro de hogar?

Este seguro es un contrato donde quedan cubiertos los daños posibles que puedan ser causados en tu vivienda y los bienes materiales y de valor que se encuentren en ella.

¿Qué cubre un seguro de hogar?


  • Daños ocasionados a vecinos alrededor de la vivienda (roturas de tuberías, inundaciones por escape de agua, entre otros)
  • Joyas y objetos de valor
  • Mueblería
  • Enseres
  • Electrodomésticos
  • Ropa

Al momento de contratar un seguro de hogar, ten en cuenta lo siguiente:

La partida inicial que contempla el seguro de forma separada son el continente, el contenido y la Responsabilidad Civil.

El continente es la obra civil en sí, pero no es tan simple como eso ya que cada una de las compañías tiene su matiz, en lo que son las paredes y aquellas instalaciones fijas.

El contenido son los bienes materiales, como ya se habían nombrado antes, los muebles, joyas, ropa y otros. Hay que tomar en cuenta que la pérdida de las joyas u objetos de gran valor que las compañías normalmente dan en función para el capital de contenido, un porcentaje o, si no se declara nada, no se tendrán aseguradas.

Ahora bien, la Responsabilidad Civil es la que cubre los daños personales y/o materiales que sean ocasionados a un tercero, ya sea por actos propios o de las personas que estén bajo tu responsabilidad.

Un sitio web para contratar seguros de gastos médicos mayores a buen precio, toman la partida inicial de forma separada, por lo que al momento de asegurar estas 3, se debe tratar de cubrirlas todas bajo la misma aseguradora.

De esta manera se evitan discusiones o disputas (en caso de que se aseguren por separado) por quién cubre qué daños, debido a que el único perjudicado será el cliente.