No dejes de lubricar, aunque él tarde en eyacular


Algo que pueda llegar a preocupar a los hombres, es que las mujeres dejen de lubricar si ellos tardan mucho en llegar. Estos son algunos consejos que puedes seguir para que eso no te pase. Algo paradójico que puede llegar a sucederle a la mayoría de las mujeres, es estar excitadas e ir perdiendo la lubricación luego de una larga sesión de sexo, y es aun más notorio cuando hay un preservativo de por medio pues es un impedimento para que ellas puedan lubricar bien.

Y como toda frase siempre debe haber un pero, el pero de este problema es que alguien muy ingenioso inventó el lubricante con base de agua. El cual no solo evita la sequedad, sino que además incrementa las sensaciones.

En algunos casos el uso de los preservativos puede hacerle perder la sensibilidad a nuestra pareja, por lo que algunos de ellos demoran en llegar, sea cual sea tu caso puedes hacer lo siguiente:
Antes de llegar a la penetración, dile a tu chico que ponga en su mano algo de lubricante, pídele que se frote las manos (esto se hace con el fin de calentarlo) y has que te estimule manualmente. No olvides estar pendiente de él, por lo que en ese momento puedes hacerle un masaje en los genitales.

Cómo aumentar el grado de excitación


Con el masaje que le hagas, aumentaras su grado de excitación e incluso con el preservativo, y no tardará en alcanzar el clímax total. Recuerda que al igual que nosotras las mujeres los hombres también tienen sus zonas erógenas y no podemos descuidarlas. La zona erógena no es sólo el pene, también están el escroto, el perineo (Área entre el ano y el escroto), zonas que puedes acariciar cuando él este a punto de alcanzar el clímax.

Si lo anterior no te gusta, puedes probar algo más creativo: Puedes ponerle un preservativo con textura (parte rugosa hacia adentro) y darle un masaje. Aunque no lo creas es un detalle que los dejaría muertos, ya que es algo novedoso, inesperado y crea bastante fricción.

Cómo lubricar rápidamente


En el momento en que te encuentres lo suficientemente excitada y estés lubricando con normalidad, pídele que te penetre no sin antes ponerle un nuevo preservativo añadiendo unas góticas de lubricante al condón para que puedas mantener la humedad durante la relación.

Si después de un tiempo sientes que no estás lubricando, toma un descanso y usa el lubricante como un juguete sexual, para disfrutar de la “penetración por fuera”, puede que tu chico lo aplique entre los muslos, la parte baja de la espalda y rozar con su pene tu piel que se encontrará un poco resbaladiza por el lubricante. Y por ser una experiencia nueva y agradable, pueden llegar a repetirla.